La leptospirosis es una enfermedad zoonótica (transmitida por animales como roedores, perros, etc.) que puede afectar a las personas. Se adquiere por contacto directo con agua contaminada por la orina de animales infectados por una bacteria llamada leptospira, la cual ingresa al organismo a través de la piel, las mucosas y a veces por vía oral.