Uno de los retos para la salud intercultural es la generación de puntos de encuentro sobre los síndromes culturales, Por un lado, “la biomedicina rechaza la idea de considerar enfermedades expresadas a través de síndromes que sólo existan en un lugar geográfico: un precepto básico de la biomedicina es que la función depende del órgano y este es invariable en cualquier lugar”. Y, para “un sanador tradicional, la idea misma de un síndrome es extraña según los parámetros en los que cree y que implican que la enfermedad es un compromiso de la parte física del individuo enfermo pero también de su parte espiritual[1]

Actualmente, el personal médico viene mostrando su interés por el estudio de los síndromes culturales, lo cual significa una apertura para ampliar su conocimiento sobre estos factores sociales y culturales que intervienen en las explicaciones de las diversas enfermedades. El personal de salud que trabaja en las zonas rurales y ámbitos con pueblos indígenas tiene la oportunidad de desarrollar investigación en este tema y mostrar que existen grandes posibilidades de articular los conocimientos de los sistemas de salud tradicionales y la medicina académica.

Por tal motivo, desde el CENSI se aborda los sindromes culturales desde la comprensión de la existencia de signos y síntomas indesligables de una cultura y una sociedad determinados; los que configuran un sistema simbólico y explicativo. Mediante la investigación socioantropológica se contribuirá al esclarecimiento, explicación y discusión sobre los síndromes socioculturales, con la finalidad de aproximarnos hacia una salud intercultural.

>> Ver Indice de Sindromes Culturales

El hecho de la multicausalidad de las enfermedades, que incluiría los síndromes culturales en nuestro país, requiere de cuidadosos estudios que puedan dar una debida explicación y entendimiento de estas. Luego, también se puede intentar una identificación de las “causas” que provocan el síndrome cultural. En tal sentido, se ha tomado como referencia la propuesta desarrollada por el antropólogo Hugo Delgado Súmar (2000).

A partir de esta multicausalidad, debe entenderse que en cada región del país el síndrome cultural puede variar de nombre o responder a diferentes causas. Es decir, las enfermedades o síndromes culturales responden a una ecología determinada y los fundamentos sociales y culturales de cada pueblo.

Otro aspecto a considerar es que en la concepción andina del mundo, todo tiene vida y no existen elementos estáticos; la tierra, los cerros, las fuentes de agua, las plantas y los animales, están animados por espíritus.

[1]Salaverry, O. Interculturalidad en Salud. Revista Peruana Médica Experimental Salud Publica. 2010; 27(1): 80-93.