Denominación: Mancharisqa, runa mancharisqa, wawa mancharisqa, amaru japisqa (Ayacucho), patsa o susto, mantsay o susto fuerte (Ancash); manchariscca, susto o pacha chasquirun (Andahuaylas); tapia /tapiadora (Ayabaca); ánimo pawasqa o pacha chasquirun, taqso (Huancavelica).

Descripción: Se entiende por susto, según la tradición oral andina, a la pérdida del alma o ánima de la persona, como consecuencia de una fuerte impresión recibida y la imposibilidad de retenerla. El alma alejada, huida o apartada vagará hasta que el curandero pueda devolverla al cuerpo. Es causado por los espíritus, influencia maléficas de seres sobrenaturales, como duendes y seres que habitan en las punas. También se provoca por caídas, encuentros sorpresivos, accidentes, persecuciones, fenómenos naturales y sobrenaturales. Estas se relacionan también con el azar, la mala suerte, la mala hora, el mal sitio, además de las preocupaciones y los estados de ánimo.

Síntomas: Pérdida de apetito, decaimiento general, adelgazamiento y debilidad, anemia y palidez, desordenes nerviosos, depresión, tristeza, irritabilidad, intranquilidad, nerviosismo y llanto; escalofrío, fiebre, náuseas, vómitos y diarreas; sueño sobresaltado, sudor, delirio y suspiros continuos; dolor de cabeza, tartamudeo temporal. En los casos de “espanto” suelen presentarse alucinaciones y delirio de persecución, acompañados de invalidez total o parcial.
La gravedad está en estrecha relación con la edad del enfermo, su estado emocional y el marco de circunstancia en que se produce. Asimismo, surgen enfermedades derivadas del susto:

Chukchu o paludismo (Cajamarca) y chukchu o mal de valle (Ayacucho).

Diarrea por miedo (Andahuaylas) y ñuñupa (Ayacucho, Huancavelica, Cusco).

Idiocia congénita en niños, es una enfermedad producida como consecuencia de los sustos sufridos por la madre durante el embarazo (Ayacucho).

Mulla, enfermedad que se origina como consecuencia del susto cuando la persona camina de noche o muy de madrugada o vive sola (Puno).

Poshekeria o anemia que se caracteriza por extrema debilidad y un color amarillento de la piel que se produce por la “salida del alma” (Lamas).